La Boulette

mi cuenta | mi compra

La Boulette
Sugerencias de Navidad 2018

cesta

cesta vacía | 0,00 €

Productos Franceses que hay que Probar

martes, 20 de noviembre de 2018

Si hay algo que todos conocemos de Francia, además de la Torre Eiffel, es su cocina. La gastronomía francesa es popular en el mundo entero por su refinamiento y su exquisitez, algo que no sería posible si no fuera por sus productos de primera calidad.

productos de francia

Cada región de Francia tiene alguna especialidad que caracteriza su cocina, destacando sobre todo los vinos y los quesos. pero no solo de vino y queso se vive en Francia. También de paté, y aquí también tenemos una amplia variedad de productos por conocer. en lo que se refiere a productos lácteos nuestros vecinos galos son unos maestros, y producen una mantequilla exquisita, finísima y deliciosa.

Pero no adelantemos acontecimientos. Vamos a ir por partes y vamos a ver cuáles son los productos franceses que hay que probar para conocer la esencia de este delicioso país.

Una rica tostada para desayunar

El desayuno se puede convertir también un momento de degustación si en él incluimos productos franceses. Algo tan cotidiano como una tostada se eleva a unas cotas inimaginables si la elaboramos con una de las mantequillas más deliciosas del mundo: la mantequilla francesa, suave y cremosa como pocas.

En Francia también saben cómo hacer una buena confitura y las suelen hacer en casa. Pero también hay fabricaciones artesanales que se comercializan y que no solamente pueden coronar una buena tostada por la mañana, sino que son perfectas para acompañar un buen queso, o incluso un paté, como la confitura de violeta o la de pétalos de rosa.

Francia, el país de los mil quesos

O lo amas o lo odias, el queso es así. Los amantes del queso encuentran su paraíso en Francia, un país en el que es posible comer un tipo distinto de queso cada día del año, y es que la variedad es asombrosa: azules, de oveja, de vaca, cremosos, con ceniza, etc.

Los más conocidos son el roquefort, el camembert o el brie, pero la variedad verdaderamente es amplísima, y si vamos un poco más allá nos adentraremos en un universo de sabores francamente apasionante. Así son los quesos franceses.

Las variedades más fuertes como el Munster, con un fuerte olor a granja, el untuoso Chaumes o el Reblochon, hechos con leche de vaca y muy curados son deliciosos, cremosos y con un sabor y un olor muy fuertes. llenos de matices y de detalles de sabor, son perfectos para terminar una opípara comida, siempre antes del postre.

El Brie, el Camembert o el Coulommiers son hechos a partir de pasta enmohecida. un proceso que, de primeras, puede llegar a asustar, pero lo olvidaremos una vez que probemos sus cremosas texturas y sus refinadas notas de sabor.

De sabores más contenidos o más suaves recomendamos el Comté, el Morbier (con su característica línea negra de ceniza) o el especialísimo beaufort, elaborado a 1.500 metros de altura con leche que proviene de tan solo un rebaño de vacas.

¿Un poco más de vino para terminar este queso?

En Francia, el momento de tomar el queso es al final de la comida y antes del postre dulce, un momento en que degustar estas delicias alrededor de la mesa y acompañado de un buen vino, por supuesto francés. tanto los quesos como los vinos, y también otros productos agroalimentarios, están protegidos con una denominación de origen, la AOC (Appellation d'Origine Contrôlée), que regula y controla que los productos sean elaborados con materias primas de la zona y se respete su elaboración tradicional.

En Francia existen catorce regiones en las que se producen diferentes vinos tintos, blancos y rosados, incluyendo los espumosos y los champanes. La variedad es increíblemente amplia y, en terreno de vinos, Francia y España tienen una importante causa para disputar.

Patés, foie gras y rillettes

Estas son otras de las cosas que han puesto a Francia en el mapa de las delicatessen. Los patés y el foie gras franceses son mundialmente conocidos. Las rillettes no gozan de tanta popularidad por tratarse de un producto algo más tosco pero que igualmente merece la pena probar, ya que no deja de ser muy especial.

El paté es una pasta untable elaborada a partir de cualquier tipo de carne, y el foie-gras es una pasta elaborada a partir del hígado de una oca o de un ganso. Las rillettes son una especie de paté típico de la zona de Le Mans hecho con carne desmenuzada de cerdo, oca o ganso e incluso de salmón o cangrejo y de textura hebrosa que se suelen consumir sobre una tostada.

Las rillettes se encuentran principalmente en Francia y, si bien el paté o el foie gras se elaboran en otros países, Francia está a la cabeza de su producción, sobre todo en las regiones de Las Landas, Perigord, Alsacia o en Midi-Pyrénées, considerada una denominación de origen a nivel europeo.

El hexágono francés es conocido por las amplísimas variedades de delicatessen que se producen, empezando por la leche y el pan y terminando por estos productos tan populares y valorados en todo el mundo. Cualquiera de estos productos puede convertir una cena o un simple picoteo en más que una interesante degustación, en una experiencia para todos los sentidos. Solo tienes que preguntar a un experto sobre cómo combinar mejor estos productos y conseguirás el reconocimiento de todos tus invitados en tu próxima cena.

Área de cliente

Atención al cliente

  • 91 431 77 25
  • (de lunes a viernes, de 9h a 20h)
  • Contacto
^

X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.