La Boulette

mi cuenta | mi compra

La Boulette
Catálogo de Navidad Laboulette 2021

cesta

cesta vacía | 0,00 €

La crema agria y cómo usarla

miércoles, 27 de octubre de 2021

Agrio es uno de los cuatro sabores fundamentales que tenemos en Occidente. El sabor agrio, o ácido, es un sabor áspero y penetrante, el que produce el vinagre o el limón, y son precisamente estos dos el ingrediente crucial para conseguir la crema agria o sour cream.

nata agria

Lo agrio se suele asociar con aspectos negativos -a nadie suele gustarle una agria respuesta- pero a nuestras papilas gustativas seguro que le resulta mucho más si se trata de un producto bien elaborado como la crema agria.

La crema agria o sour cream es un producto poco conocido, o más bien poco utilizado en España. A pesar de su poco atractivo nombre se trata de un lácteo muy popular en otros países como Francia y mucho más en el mundo anglosajón, y de ahí ha pasado a la cocina tex-mex, y en varios países de América Latina también se utiliza, aunque la conocen como natilla.

La crema agria acompaña a muchos platos que se salen del recetario típico español, por lo que podemos usarla para sorprender con un menú diferente. Incluir en nuestro recetario algún plato de estos marcará una diferencia en tus cenas más especiales.

¿Qué es la crema agria, nata agria o sour cream?

La crema agria, nata agria o sour cream es una crema que se consigue a partir de la crema de la leche fermentada por un agente ácido como el limón o el vinagre, que espesan y acidifican el sabor de la crema. De textura suave y viscosa y sabor ligeramente agrio, es un producto que, en Europa, América Latina y Estados Unidos se suele utilizar para espesar sopas o como salsa para mojar los nachos.

Desde Centroeuropa hacia el Este se usa la muy similar smetana en sopas y en los blinis. También es un condimento muy popular en ensaladas y hortalizas o para algún postre, sobre todo con frutas del bosque, ya que la combinación agridulce resultante es deliciosa.

Platos donde podemos usar la crema agria

Como hemos visto, la crema agria es muy versátil. Su uso más extendido, y el que más se conoce en España, es como una salsa para acompañar algunos platos de cocina tex-mex, como los nachos con guacamole, los tacos y los burritos. A ambos lados del charco se utiliza para aderezar sopas, como la sopa azteca o la más oriental sopa borsch. Y para mojar unas crudités como zanahoria, pepino o calabacín en un picoteo improvisado, la crema agria es perfecta.

La sour cream también funciona estupendamente con unas patatas cocidas o incluso fritas, acompaña perfectamente a carnes, especialmente al cordero y una mención especial merece la repostería con crema agria: mejora preparaciones con galletas y realza el sabor de la fruta fresca.

Un sabor y una textura que ponen a nuestra disposición un sinfín de posibilidades culinarias y que nos ayudará a sumergirnos en la gastronomía de tradiciones tan diversas como la mejicana o la centroeuropea.

Una sencilla receta de crema agria

Para preparar crema agria casera solamente necesitamos nata líquida o nata para montar (cuanto más grasa sea, más espesa quedará nuestra crema y se parecerá más a la crème fraiche), zumo de limón o vinagre blanco y una pizca de sal. Con estos ingredientes podremos conseguir en poco tiempo nuestra propia crema agria, que durará unos días en la nevera en un tarro hermético de cristal.

La elaboración es la siguiente: con la nata en un recipiente añadimos el limón o el vinagre blanco (por cada brick de nata de 250 ml nos harán falta unas dos cucharadas del acidificante que le vayamos a echar) y batimos durante unos minutos con un tenedor o unas varillas. Tapamos esta mezcla y la dejamos reposar fuera de la nevera unos treinta minutos. Una vez que haya espesado se añade la sal y se mezcla bien.

Un truco especial es añadir hierbas aromáticas o un poco de pimienta a nuestra crema agria. Es todo un acierto con las crudités y las carnes y pescados.

Dónde comprar crema agria

La crema agria no es un producto fácil de encontrar en España, seguramente por no ser tan popular en nuestra gastronomía. Por suerte, hacer crema agria casera es bastante fácil, pero si no hay ganas de cocinar, puedes comprar crema agria (un producto muy similar como la crème fraiche). La diferencia es que, al contener algo más de materia grasa la crème fraiche, aguanta una cocción sin perder la cremosidad, mientras que la crema agria se corta con el calor.

En conclusión, se puede decir que la crema agria es un producto que se utiliza en todo el mundo con diferentes nombres, y algunas variaciones en cuanto a contenido graso y texturas, pero la función es muy similar de uno al otro confín del mundo: acompañar, maridar y potenciar sabores, sazonar sopas y preparar salsas. Le recomendamos explorar este condimento para subir a otro nivel sus propuestas gastronómicas. Aseguramos que no le dejará un amargo recuerdo.

Área de cliente

Atención al cliente

  • 91 431 77 25
  • (de lunes a viernes, de 9h a 20h)
  • Contacto
^

X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.