La Boulette

mi cuenta | mi compra

La Boulette

cesta

cesta vacía | 0,00 €

El queso Cheddar

miércoles, 15 de junio de 2022

El queso cheddar es uno de los quesos más populares que hay hoy en día a nivel mundial. Fácilmente reconocible por su color anaranjado y por un sabor agradable y característico que lo convierten en un acompañante perfecto para tantos alimentos y recetas, se merece que le hagamos un pequeño repaso, para aprender más sobre su origen, características, elaboración y, por último, cómo comerlo.

cheddar

El origen del queso cheddar

El queso cheddar es uno de los quesos con más historia. Al menos, con más historia documentada, ya que hay registros de su fabricación ya en el siglo XII. Fue en la región de Somerset, en Inglaterra, donde los lugareños producían quesos duros que aguantaran durante los largos meses de invierno o que fueran más fáciles de transportar. Y, para almacenarlos, los llevaban a Cheddar, un pueblo de esa comarca en el que la humedad y la temperatura constante de sus cuevas resultaban idóneas para que el queso madurara y de donde finalmente tomó su nombre.

El queso cheddar estuvo sin salir de la villa de Somerset varios siglos, y es más o menos en el XVII cuando comienza a exportarse a otras ciudades del Reino Unido. Más tarde, también comenzó a venderse en Canadá y, poco a poco, a convertirse en uno de los quesos presentes en mesas de todo el mundo, lo que hizo que también aumentaran sus lugares de producción.

Ahora, también se fabrica este queso en otras partes del Reino Unido como Devon, Cornwall y Dorset, aunque la leche y las técnicas de fabricación siguen siendo las tradicionales. También se produce en otros países como Irlanda, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Australia Sudáfrica, Suecia y España, aunque no puedan contar con la denominación protegida de la West Country Farmhouse.

Elaboración del queso cheddar

La elaboración del queso cheddar es muy peculiar. Con la leche de vaca sin pasteurizar, se realizan varios procesos de calentamiento hasta que el cuajo adquiere una consistencia con granulación amarilla. Luego, se lleva a cabo una técnica que es la que se conoce como "chedarización", que consiste en cortar las cuajadas en bloques y luego invertirlas, volver a cortarlas y apilarlas a altas temperaturas y de modo repetido para que el queso drene todo el suero.

Al repetir este proceso varias veces, la cuajada se acidifica rápidamente y la textura grumosa va tornando en fibrosa, lo que le da ese acabado y tacto tan característico al cheddar.

El último paso es pasar esta cuajada por un molino y añadirle sal, que sirve para estabilizar la textura, detener la proliferación de bacterias y darle más sabor. Aquí es cuando se cubre con manteca de cerdo y se envuelve con una tela para hacer el proceso de maduración.

¿A qué se debe el color naranja del queso cheddar?

Aunque no todos los queso cheddar tienen esta tonalidad, los más famosos y característicos lucen un color naranja chillón, similar al tono del boniato. Esto, aunque pueda parecer algo natural debido a su modo de elaboración artesanal, solo responde a cuestiones de comercialización, ya que los productores necesitaban que su queso se distinguiera de otros. Para ello, buscaron un colorante natural, como el de las semillas de achiote, que no solo se usa para el queso cheddar, sino que también se aplica en otros quesos franceses y holandeses, así como en productos cosméticos.

Beneficios del queso cheddar

El queso cheddar tiene unas grandes propiedades nutricionales que lo hacen muy interesante para el consumo. Además de grandes cantidades de proteínas y vitamina A, el cheddar también aporta fósforo, zinc, calcio y yodo. Esto hace que regule el metabolismo y el colesterol, además de ayudar a los niveles de insulina y al fortalecimiento de los músculos. Como en muchos quesos, debemos simplemente ser conscientes de su contenido en ácidos grasos para los que con 100g de cheddar obtendremos el 60% de la aportación necesaria de este nutriente.

Hay que distinguir entre el queso cheddar que cuenta con denominación de origen protegida y otras variedades de origen americano que solo comparten el color con el cheddar original. El cheddar verdadero, el producido en Inglaterra que es el también llamado West Country Farmhouse Cheddar, cumple con unas exigencias muy altas para su elaboración, y esto hace que sea tan apreciado a la hora de consumirlo y de utilizarlo para preparar recetas muy sabrosas.

El queso cheddar en la cocina

El queso cheddar es uno de los quesos más utilizados en la cocina moderna. Hay multitud de platos, procedentes sobre todo de la cocina americana, que cuentan con el queso cheddar como ingrediente importante para darle sabor, textura y color.

Entre los platos más famosos que cuentan con el queso cheddar en sus recetas, podemos encontrar los famosos nachos con queso fundido, los macarrones con queso y la gran mayoría de hamburguesas y sándwiches que combinan carne de ternera, cerdo y pollo con el queso.

Si quiere comprar queso cheddar de primera calidad para preparar alguno de sus platos favoritos en casa y no sabe dónde hacerlo, en nuestra tienda de La Boulette puede hacerlo, tanto de forma presencial como a través de la página web. Puedes comprar queso cheddar naranja, variedad perfecta para preparar sándwiches u otra receta para fundirse en el horno o también comprar queso cheddar Montgomery de tipo añejo, con trece meses de curación, con unos matices realmente espectaculares y algo más fuerte.

Área de cliente

Atención al cliente

  • 91 431 77 25
  • (de lunes a viernes, de 9h a 20h)
  • Contacto
^

X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.